Brainstorming: Una reunión de empresa de éxito o una pérdida de tiempo

Para que una reunión de empresa sea un auténtico éxito es necesario que el jefe dé las pautas oportunas para que los objetivos se lleven a cabo pero también es necesario que todos los participantes ofrezcan sus ideas acerca de un tema en concreto. El Brainstorming, también conocido como lluvia de ideas, es una reunión de empresa en la que todos los participantes ofrecen en voz alta sus ideas, opiniones o soluciones en total libertad. Puede ser una reunión llena de ideas y creatividad o una pérdida de tiempo. Por ello, a pesar de la espontaneidad y participación de todos, es necesario poner orden en el caos si queremos que se convierta en un éxito.

  1. Número de participantes. El número ideal de participantes en una Brainstorming es entre 6 y 10 personas. Menos de 6 personas pueden no darte una gran diversidad de ideas y más de 10, pueden ser demasiadas ideas y convertir la reunión en un caos. Eso sí, todas las ideas tendrán que ser tomadas en cuenta para que no se pierda el entusiasmo.
  2. Diversidad. Si quieres que esta lluvia de ideas sea realmente efectiva debes invitar a un grupo diverso de personas, de diferentes áreas incluso edades para tener diferentes enfoques de un mismo tema. Si son demasiadas personas se pueden dividir en varios grupos de trabajo pero siempre manteniendo la diversidad. Logística de la reunión. Aunque obviamente dependerá del tipo de discusión que quieras plantear lo ideal es que se celebre a primera hora de la mañana cuando todas las mentes están más frescas. Los participantes deben tener todo lo necesario dentro del centro de reunión para que no necesiten salir fuera y romper el ritmo. Es importante que haya suficiente número de bolígrafos, rotuladores, papel, pizarras e incluso grabadoras al alcance de todos. También es importante que hayas acordado con una empresa de catering que tenga preparado un desayuno de empresa para reponer fuerzas. Las ideas pueden volver a fluir tras disfrutar de un café recién hecho y un bollo.
  3. Elegir un moderador. Será el encargado de poner por escrito (o grabar) las ideas que se generen. Debe tener carácter para saber tanto motivar a los participantes como frenar a los dominantes. Para recopilar estas ideas se puede usar un gran panel en blanco en donde pegar los post-it, una pizarra con rotuladores o incluso programas de ordenador que ya vienen preparados para este tipo de reuniones.
  4. Comportamientos a evitar. Finalmente, para lograr que un Brainstorming tenga éxito, hay comportamientos que deben evitarse a toda costa:
    • No se debe juzgar las ideas, y sobre todo hay que evitar reírse. Una idea puede no ser acertada para este problema en cuestión pero pueden ser el comienzo de una nueva línea de negocio.
    • No tener un objetivo claro.
    • Caer en discusiones de trabajo y no centrarnos en el verdadero motivo de la reunión.
    • No dejar que el jefe dominante esté presente o los participantes no se sentirán libres para dar sus opiniones e ideas.
    • Que no haya un seguimiento posterior de las ideas generadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*